Porque no hay una segunda oportunidad para causar una primera impresión.